Más de 150 años de confitería

riojano02Como si el tiempo no pasara por sus muros, en la Calle Mayor y a un paso de la Puerta del Sol, se encuentra la Confitería El Riojano, que sigue ofreciendo al público madrileño sus delicados dulces y postres típicos.

Se trata de una de esas joyas que Madrid se reserva casi en secreto para el paseante avispado. Y así ha sido desde que, en 1855, Dámaso de la Maza, procedente de La Rioja, fundó esta pastelería para gozo y disfrute de la alta sociedad de la época.

Su pequeña, pero riquísima, fachada de madera tallada ya nos hace sospechar lo que vamos a encontrar en el interior. Muebles, vitrinas, mostradores de mármol, lámparas, la caja registradora y hasta el teléfono, todo lo que fue fabricado por los mejores artesanos para su inauguración continúa recibiendo al visitante que lo admira asombrado.

Agua, azucarillos y aguardiente
El Riojano ofrece dulces tan castizos como los bartolillos, los pestiños, los bizcochos de soletilla o los merengues. Y es uno de los pocos lugares donde aún se pueden degustar los célebres azucarillos que tradicionalmente se tomaban en las verbenas.

Pero la pastelería no solo elabora productos típicos. El Riojano confecciona riquísimas tartas (como la de Tiramisú, la Sacher o la tarta San Marcos) y una bollería de excelente calidad.

Además, el local cuenta con un salón de té cuidadosamente decorado donde poder realizar una merienda típica del siglo XIX. ¡No dejes de ir!

Confitería El Riojano
Calle Mayor, 10

¿Os gustan los salones de té antiguos?¿Alguna sugerencia?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s